Deja un comentario

Manifiesto de Montecristi: una declaración de principios

Martí y GómezCuba celebra hoy el aniversario 121 del Manifiesto de Montecristi, suscrito el 25 de marzo de 1895 por José Martí y el general Máximo Gómez.

El documento, cuyo nombre verdadero es El Partido Revolucionario Cubano a Cuba, llamaba a retomar la lucha armada para lograr la independencia.

Entre los años 1868 y 1878 tuvo lugar la Guerra de los Diez Años que acabó, sin lograr la independencia, con la Paz de Zanjón.

Años más tarde, en la localidad dominicana de Montecristi, el jefe político, José Martí y el militar, Máximo Gómez, hacían un nuevo llamado a las armas.

No pudiéndose lograr la independencia por medios políticos, convocaron a los cubanos a la “guerra necesaria”.

Este documento, además del valor socio-histórico que tiene por el momento de la historia nacional en que se dio a conocer y por hacer múltiples y atinadas referencias al desarrollo histórico de las repúblicas de Hispanoamérica durante el siglo 19.

Relevante y trascendental por sus características, está integrado por diez grandes cláusulas, algunas muy extensas, como la quinta, séptima y octava, que abarcan más de una cuartilla, y otras más breves pero extraordinariamente ricas en contenido, y constituye una declaración de principios sociopolíticos, ideológicos y ético-morales así como una sólida argumentación al pueblo de Cuba y al resto del mundo de las motivaciones por las que la Patria se enfrascaba nuevamente en una guerra “necesaria”* y con el fin de lograr una completa independencia.

En su párrafo inicial el documento conceptúa la revolución de independencia como un hecho comenzado el 10 de octubre de 1868 y constituye un proceso continuo hasta la etapa de 1895, caracterizando esta como “un nuevo período de la guerra iniciada en Yara”.

Este primer concepto tiene una gran trascendencia histórica, aunque había sido relegado a un segundo plano en la historiografía republicana durante la época de 1902 a 1958.

Es solo con el triunfo de la Revolución que comienza a revalorarse este concepto capital de situación de guerra continuada de “diez años primeros de fusión sublime”, se hace para “salvar la Patria desde su raíz de los desacomodos y tanteos necesarios al principio del siglo sin comunicaciones y sin preparación en las repúblicas feudales o teóricas de Hispanoamérica”.

Martí y Gómez toman en consideración las dificultades iniciales, las guerras civiles y regímenes autocráticos que tuvieron las repúblicas de Hispanoamérica desde 1810 hasta 1895, fecha del documento, y deseaban y esperaban para Cuba un futuro mejor sin los errores cometidos en dichas hermanas repúblicas como expresa el Manifiesto: sin “la concentración de la cultura meramente literaria en las capitales” sin “el erróneo apego a las costumbres señoriales de la colonia” sin “los caudillos rivales” y sin “la condición rudimentaria de una única industria agrícola o ganadera”.

Por el contrario, el Manifiesto plantea que “Cuba vuelve a la guerra con un pueblo democrático y culto, conocedor de su derecho y del ajeno, de cultura mucho mayor en lo más humilde de él, que las masas llaneras o indias con que se mudaron de hatos en naciones, las silenciosas colonias de América”.

En 1898 Cuba logró la independencia, lamentablemente hipotecada por una interesada e injustificada intervención norteamericana.

En este Manifiesto repetidamente se destaca que “la guerra no es contra el español, que, en el seguro de sus hijos y en el acatamiento a la patria que se ganen, podrá gozar respetado, y aun amado, de la libertad que sólo arrollará a los que le salgan, imprevisores al camino”.

De la guerra reclama “su terminante voluntad de respetar, y hacer que se respete, al español neutral y honrado, en la guerra y después de ella”.

Se hace un llamamiento a que los españoles establecidos en Cuba, que han contribuido a su riqueza y le han dado hijos, no se opongan a la independencia.

“No nos maltraten, y no se les maltratará. Respeten y se les respetará. Al acero responda el acero, y la amistad a la amistad. En el pecho antillano no hay odio”.

Estamos ante una de las principales fuentes para el conocimiento de las ideas, los principios y las perspectivas por los que José Martí orientó la preparación de la Guerra Necesaria iniciada el 24 de febrero de 1895.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

elbesoenelespejo

Quizá estas letras no son mi primera perturbación, pero fue lo primero que consolidé para liberar la tensión de la represión que aún persiste en mi. Este blog parece un Avatar, una cosa tan extraña y tan propia, tan rechazada por las editoriales, que hizo temblar mi espíritu de escritor... Así... Sólo son cenizas. Como todo en la vida. Enérgicas cenizas!

EL LATIGAZO

Blog personal que explora la actualidad económica cubana a través de la investigación, la interpretación de fenómenos y la opinión.

Letras & Poesía

Colectivo de Escritores Hispanos

Girón Rebelde

Bitácora de un encuentro con la historia de Abril

Arte Urbano Lanzarote

Bienvenido a mi espacio musical, en esta web podras escuchar mis canciones de rap, guitarra y otros generos, ver mis videoclips, conciertos, batallas de rap, improvisaciones y demas, a parte podras estar informado sobre mis proximos proyectos y eventos

Palabras sin mordaza

La cultura es lo que, en la muerte, continúa siendo la vida". André Malraux

Emisora Radio Ciudad Bandera

Entérate de la actualidad en Cárdenas

Ciudad Bandera

Entérate de la actualidad en Cárdenas

A %d blogueros les gusta esto: